Cuando sentimos que el tiempo se nos escapa.

Seguramente has notado en algunas ocasiones como el tiempo pasa tan veloz ante tus ojos, concluye el día y sino terminaste alguna actividad te sientes de alguna forma frustrado(a).

Te preparas para el siguiente día, el cual esta lleno de nuevas oportunidades para concluir tareas y/o actividades.

Pero por más que uno quiera, el tiempo no se puede detener, sigue fluyendo como un río, de uno depende convertirlo en el mejor de los aliados, con el único objetivo de no convivir día a día con este elemento tan imprescindible de tu vida de una forma “insatisfecha, frustrante y/o mediocre”.

Imagínate reencontrarte con un antiguo grupo de amigo(a)s de la escuela, que hayan pasado ya varios años de no haberse visto “ninguno”, y en ese reencuentro vas a notar sin mayor problema “las personas a las que les ha ido bien, quienes han sufrido, quien ha peleado de forma constante con el tiempo, quienes han mejorado algunos hábitos, unos en apariencia física más deteriorados y otros hasta con estado de juventud envidiable”.

Te vas a impresionar de todo lo que ha sucedido con cada persona durante todo ese tiempo, y es cuando uno siente que ¡el tiempo se escapa de las manos! Y te pones a reflexionar ¿de tener más tiempo haría esto?, ¿me agradaría pasar más tiempo con mi familia?, ¿en todo ese tiempo no tuve tiempo de hacer ejercicio y verme como mi amigo de la escuela? Y los pensamientos después de ese encuentre seguirán creciendo y creciendo. Es cuando uno se propone hacer ajustes “personales” en su vida. Y retroceder parte del tiempo para subsanar diversas carencias.

Como te mencioné hace un momento “el tiempo no puede detenerse, mucho menos negociar”, pero lo que si se puede hacer uno es por ¡empezar a optimizar tu tiempo!

Nunca es tarde para transformar un estilo de vida, nuevos hábitos que beneficien tu persona, tu productividad. Porque tarde o temprano va a llegar el momento en que te confrontes “contigo mismo” en que jamás dispondrás de más tiempo, y que si no te atreves a realizar un cambio, no obtendrás lo que necesitas y deseas de este importante aliado de la vida diaria.

Tu, yo y todas las personas disponemos del mismo tiempo, y es que con este importante elemento todo es posible, esta integrado de un sinfín de sucesiones de actividades, momentos alegres, tristes, dolorosos, otros que ni uno mismo se da cuenta ¿a qué hora sucedió? Porque todo lo que hace uno, por ejemplo, elaborar una programación de actividades, disfrutar de las aficiones, salir con la pareja, hacer una llamada, leer el email, todo eso y más, requiere “tiempo”.

La parte medular de este tema es  ¿cómo lo utilizas, distribuyes o gastas?

Es un hecho totalmente seguro “que ni siquiera la persona  más rica del mundo, podrá comprar un segundo” es algo que simplemente no se puede hacer.

El tiempo es único e intransferible, nadie te puede arrebatar tu veinticuatro horas, solamente tu sabes el destino en que empleas cada segundo de tu vida.

Por ello cuando te demora o  no terminas sus actividades, estas poniendo en riesgo su tiempo “el convivir más momentos con tus amigos, seres queridos, familia, hacer lo que más te agrada”, es algo totalmente irritante perderse de momentos gratos.

El tiempo se da por igual a personas de escasos recursos que para los que tienen mucho dinero, a niños y adultos, a personas preparadas como personas de conocimientos limitados.

El tiempo no hace distinciones, es lo más democrático que puede existir. Te da la oportunidad de realizar cambios en tu vida.

Para que valores más tu tiempo ¡vive el momento! Analiza cómo haces las cosas ¿cuáles son las áreas de oportunidad a mejorar?

Te hago una extensa invitación a que valores verdaderamente el valor de “tus segundos, minutos, horas”. El tiempo no vuelve, debes convertirte en el dueño de este elemento importante.

¡Qué tal si al terminar de leer este artículo te atreves a visualizar! ¿Cómo administras tu tiempo? Y pongas en equilibrio las cosas y hábitos que deseas adoptar y eliminar, que encuentres la satisfacción de optimizar tu tiempo y elevar tu productividad. Convivir más con tu familia, disfrutar tus labores, alejarte de paulatinamente de las distracciones y minimizar las interrupciones. Empezar a leer los libros olvidados, salir más con tu pareja, emprender un proyecto al que le dediques tiempo de calidad.

¡Atrévete a disfrutar de tu tiempo!

Cuéntame lo que sentiste al leer este artículo, si así lo deseas, comparte  tu experiencia con el resto de las personas que leen este sitio, o algún consejo o comentario que sea beneficioso.


Raúl Rodríguez.
Comprometido a que optimices tu tiempo.


 

Anuncios

Acerca de manejo del tiempo

Administrador, entusiasta, emprendedor y estoy seguro que este blog te será de mucha utilidad. Aprovecha el tiempo!!
Esta entrada fue publicada en Administración del tiempo, Administracion y manejo del tiempo, Gestion del tiempo, logra optimizar tu tiempo, Manejo del Tiempo, Optimiza tu tiempo, Tiempo y productividad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s